01 octubre 2007

BENIFATO: CUANDO AITANA REGALA SU AGUA

Benifato es un pequeño municipio de la Marina Baixa, situado en el interior de la provincia, en el maravilloso y virginal Valle de Guadalest.
Limita con los términos de Beniardá, Benimantell, Confrides y Sella (a cual más bello), y se accede a través de Benidorm, Alcoi o Alfás, aunque nosotros os recomendamos la primera opción.
Para ello, llegamos a Benidorm por la autopista A-7, para enlazar después la CV-70 en dirección a La Nucia.
No tiene pérdida, ni siquiera para mí.
Benifato fue antaño una pequeña alquería musulmana. Después de la Reconquista, mantuvo su población y quedó adscrita al señorío de Guadalest, dependiendo su parroquia de la de Beniardà. En el 1.602 contaba con 40 familias de moriscos, resultando prácticamente despoblada tras la expulsión de éstos. Demográficamente, se recuperaría hasta alcanzar los 253 habitantes a mitad siglo XIX, iniciándose posteriormente un continuo descenso. En la actualidad tiene un centenar de habitantes, distribuídos por sus escasos 11,7 km2.
Quien visita Benifato y sus alrededores, no duda que ha visto el lugar más pintoresco y encantador del Macizo de Aitana. Está insertado en las faldas de ésta, la Sierra-Madre y techo de la provincia, lo que le otorga rigurosos inviernos y nevadas muy frecuentes.
Su posición permite gozar a Benifato de la generosidad de las aguas que se deslizan desde Aitana, y cuya existencia a lo largo de los tiempos se pone de manifiesto en las numerosas fuentes que jalonan este municipio, punto de partida ideal para multitud de paseos y excursiones.
Hoy lo hemos comprobado al visitar el área recreativa de la Font del Partagas, muy cerquita de Benifato, y cuyas maravillosas vistas y virtudes daremos cuenta en próximo artículo.
La gastronomía es uno de sus principales atractivos. Las recetas han aprovechado desde antiguo los productos de la zona.
La olleta de blat.
la olleta.
el conejo al ajillo.
cordero al horno.
pebreres farcides.
puchero con pelota.
las pelotas de dacsa.
"arròs amb fesols i naps".
las verduras al horno .
el minxo.
Sin embargo, si de algo están orgullosos sus habitantes, son de sus fiestas.
Tres grandes acontecimientos se desarrollan a lo largo del año: la
Fiesta de los Jóvenes (se celebran el primer fin de semana de julio en honor a San Pedro), las Fiestas Patronales (se celebran el último fin de semana de agosto en honor a San Miguel y la Fira de Sant Miquel (se celebra el último domingo de septiembre). Con motivo de la festividad de su patrón, invitan a vecinos y visitantes a convivir durante dos días de un entorno a través del cual podréis sumergiros en sus tradiciones, costumbres y paisajes. Todo ello ambientado con actuaciones de música regional, animación de calles, degustaciones gastronómicas, exposiciones, espectáculos de cetrería y muchas cosas más.
Esta es la feria que nos ha llevado este fin de semana a Benifato.
Y de la que vamos a hablar después de ver unas fotos "en el Recuerdo" de la población con su comparativa actual.

No cabe duda que es el mismo campanario, a excepción de la hora que marca el reloj


La plaza del pueblo. La fotografía está tomada desde la casa que luego se convertiría en Ayuntamiento.

Con una diferencia de 103 años, esta fuente sigue dando el mismo agua maravillosa de Aitana

La Feria de San Miguel es algo más que una sencilla tradición local.
Durante los dos días que duran los festejos, los habitantes de Benifato engalanan las calles con guirnaldas, flores y música tradicional. La carretera queda allá abajo, bien fuera del pueblo, por lo que sólo escuchamos el sonido que sus habitantes quieren que escuchemos: el acorde de las celebraciones.
Con un tiempo radiante y soleado, pero con ese toque "fresco" que te indica que el otoño ha llegado (y bien) a nuestras montañas, nos han recibido esta mañana los vecinos de Benifato. Allí había de todo: repostería de la tierra, embutidos artesanales, caballos, ponis, cabras, una granja en medio del pueblo, bisutería, puestos de degustación de alimentos, bares al aire libre...
Una delicia para el paladar más exigente.
Si el paseo por sus calles empinadas y rurales siempre es un placer, dicho placer se acentúa cuando sus calles están vestidas de fiesta.
Si no os lo creéis, aquí os dejamos un sinfín de imágenes que bien podrían pertenecer a nuestra sección "En el Recuerdo" dentro de unos años.
Esperamos que os guste.
Y deseamos veros a todos el año que viene.
"Alicante Vivo" no va a faltar.

La Diputación ha organizado un despliegue especial este año. Se nota que los visitantes aumentan cada vez más.

Sus calles lo dicen todo. Recordamos que es un pequeño municipio de tan solo una centena de habitantes

Alguien tenía que hacer el trabajo duro. No sólo de paseos y compras vive el hombre

Una granja al aire libre, con conejos, perdices, caballos, cabras, ponis y gallinas, ha sido la delicia de los más pequeños. Todo ello, acompañado del murmullo del agua de Aitana que caía pior su fuente y lavadero público

Y, más tarde, hemos seguido muy a nuestro pesar las recomendaciones del maestro Arturo. Un "menjar" a base de minxos, croquetas, pelotas de dacsa, chuletillas de cabrito con ajetes y suflé... ¡Qué desastre!.

video

Fotos Antiguas: El Ojo del Tiempo en la Provincia de Alicante

 
La Asociación Cultural Alicante Vivo se reserva el derecho de moderación, eliminación de comentarios malintencionados, con lenguaje ofensivo o spam. Las opiniones aquí vertidas por terceras personas no representan a la Asociación Cultural Alicante Vivo.