06 marzo 2009

MURAL DE MANUEL BAEZA EN EL PUERTO

Poco íba yo a imaginar cuando entré por aquella puerta, las sorpresas que me íba a encontrar allí dentro (y eso que Juan Ángel me había avisado de que algo nuevo había). Porque agazapado, escondido, oculto a la vista del público en general, está este precioso mural de Manuel Baeza de unas considerables dimensiones de 20 x 4,5 m (aprox.) y en una especie de almacén que ahora mismo, no tiene utilidad alguna y que encierra este tesoro, en la antigua Estación Marítima reconvertida en la Terminal Marítima de Alicante.
La antigua Estación Marítima, fue construida a finales de los años 60, para el mismo fín con que ahora ha sido remodelada: para recibir a los pasajeros que via marítima se acercan a nuestra ciudad. Evidentemente en aquellos años, había más pasaje que elegía este medio de transporte para desplazarse, sobre todo de y hacia las Islas Baleares o Canarias, hoy se ha reorientado este flujo hacia los cruceros de turismo, de los que el Puerto de Alicante es receptor y hacía necesaria una nueva terminal, con los servicios necesarios a tal fin y de mejora de accesibilidad.
                          
                                 
Esa remodelación y adecuación a los nuevos tiempos, es lo que ha originado, que ciertas partes del antiguo edificio, hayan quedado relegadas a un segundo plano.
En la antigua Estación Marítima, había dos grandes escaleras que comunicaban las dos plantas principales y en el encuentro de ambas, se pensó en embellecer el paño de la pared con un mural de mosaico que se encargó a Manuel Baeza. Las escaleras, han desaparecido, pero se conservó el mural.
Naturalmente, el tema fue el mar: aquí vemos dos esbeltas sirenas con su largo pelo flotando, tendiendo sus redes una y recogiendo caracolas la otra, sobre un fondo marino, repleto de peces,con la silueta de un velero, un áncora y una gigantesca estrella de mar sobre el fondo verdeazulado del mediterráneo alicantino.
El largo tiempo que pasó cerrado el edificio, hizo que se deteriorase esta obra de arte, pero afortunadamente, alguien pensó que debería de restaurarse y eso se hizo: actualmente luce en todo su esplendor, aunque en una sala sin acceso público, con columnas delante que impide fotografiarlo en su totalidad, pero quién sabe si en un futuro se reconvierte en salón para algún uso en el que todos podamos disfrutar viento esta joya
                     

Nuestro agradecimiento a la Autoridad Portuaria y en especial a Albert Poveda por su gran generosidad, predisposición y acompañamiento.
                             
JUAN ÁNGEL CONCA y ELKIKO

Artículos relacionados:
Murales no protegidos por el PGOU
Los Baeza de la Rambla
El Hotel Carlton

 
La Asociación Cultural Alicante Vivo se reserva el derecho de moderación, eliminación de comentarios malintencionados, con lenguaje ofensivo o spam. Las opiniones aquí vertidas por terceras personas no representan a la Asociación Cultural Alicante Vivo.